Buzón de Dios

¿Qué nos causa desaliento?

Varias son las causas que nos pueden producir estos dos estados de ánimo; pueden ser:

Fracasos, rechazos, enfermedades de cualquier índole (espiritual, emocional, mental, física)-

Cuando estamos desanimados no nos nace ni siquiera hablar, queremos estar ausentes, en silencio, indiferentes a todo lo que pase en nosotros y a nuestro alrededor.

Muchos suicidios ocurren porque se evapora el deseo de vivir.-. Cuando cultivamos el dolor, la amargura que nos producen eventos de ingratitud e injusticia.

No todos reaccionamos de la misma manera ni todos acudimos a Dios para que nos fortalezca y nos levante. Parece que se nos olvidara lo que hemos aprendido de Su Palabra y de su ejemplo.

Dejamos de tener presente que El lo conoce todo y que lo puede todo. Y en esos momentos difíciles que estamos atravesando nos llega una lucecita que vuelve a prenderse y nos impulsa a reaccionar y lo buscamos, queremos hablar con El, dejamos en sus manos todo nuestro dolor, nuestro desengaño. Entonces es cuando necesitamos empezar a:

Hablar con Dios, a recuperar esa fe que se nos estaba apagando casi totalmente, a querer ser más fuertes de lo que antes éramos. Regresamos a repasar la biblia y el aliento que Dios va poniendo en nuestro corazón, en nuestra mente nos lleva a tener muy presente que, cuando Dios dijo:

"Pondré mis leyes en la mente de ellos" (Hebreros 8:10)

Necesitamos leer más la Escritura y ojalá memorizarla para poder encontrar los textos precisos en el momento necesario.

Teniendo siempre en cuenta que es posible vencer el desánimo, recuperarnos de la tristeza y salir triunfantes de situaciones dañinas para todo nuestro ser, podemos decir que: somos más que vencedores.

Y para reforzar nuestros deseos de salir delante de esas situaciones de depresión, miedos, luchas internas, pensamientos e intenciones dañinas debemos recordar también otro texto desafiante:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Búsqueda