Buzón de Dios

Buenos Propósitos

Cada día es nuevo que Dios en su infinita bondad nos regala.

Sabemos que de los que hemos vivido tenemos experiencias diferentes. Hemos recibido bendiciones, disfrutado alegrías, compartido momentos dolorosos, soportado enfermedades pero, de todo esto se compone la vida.

Muchas personas opinan que no hay que recordar lo que ya pasó y otros dicen que conviene hacerlo, cada quien tiene su concepto y eso hay que respetarlo. Tratando el tema con diferentes personas al mismo tiempo tenemos que: "si ya lo que pasó lo hemos vivido, dejémoslo allá, en el pasado", dijeron algunos. Sin embargo otros tantos opinaron: "Si lo que pasó nos demostró que cometimos errores es bueno tenerlo en cuenta para no volverlos a cometer". "Si el balance nos demuestra que fue más lo positivo que lo negativo, nos entusiasmamos porque reconocemos que hemos mejorado en varias cosas y eso nos estimula".

De todos modos siempre es saludable al empezar un nuevo día, mes o año, tener el propósito firme de acercarnos más a Dios, de amarlo más y de leer muchísimo más su santa y divina palabra. Con este propósito todo lo demás vendrá por añadidura porque con El nuestra vida, será mejor y podremos alcanzar nuevos frutos cada día.

Tenemos que ser positivos en nuestros propósitos, marcarnos metas y estar preparados para llevar a cabo todo aquello que sea útil y benéfico para nosotros, nuestra familia, el prójimo en general, el lugar donde vivimos, donde se estudia, donde se trabaja y nos ganamos sustento.

Vivimos y nos desenvolvemos en una comunidad compuesta por seres pensantes. Obramos, analizamos y nos desarrollamos de diferente manera pero que al final deseamos lo mejor a todo nivel. Y: ¿qué debemos hacer para tratar de lograr obtener lo que necesitamos?

Ante todo debemos cuidar nuestra vida espiritual y para ello es necesario tener una permanente comunicación con Dios. Hablar con El, preguntarle, consultarle y lo más importante: saber escucharle, El siempre nos contesta.

Analizando los graves problemas que enfrentamos en la actualidad tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas por vivir en PAZ, en esa paz que ha desaparecido y que muy pocos luchan por ella. Las guerras, los conflictos, las injusticias, las desigualdades que ha marcado el ser humano han ENFERMADO la humanidad entera. Los últimos acontecimientos de guerra, la inmoralidad política, los abusos infantiles, las ansias de poder, la avaricia, la soberbia, etc.etc nos hablan de un futuro poco halagador y, es obligación de todos el luchar limpia y sanamente por un cambio sustancial. Un cambio que nos permita vivir un presente menos dañino y un futuro sano, honesto y prometedor.

Para todo esto precisamos tener buenos propósitos y ponerlos en práctica. Entonces si de verdad queremos vivir en paz y no ver desmoronarse más el mundo actual, oremos y sabemos que orar es hablar con Dios.

Hagámoslo especialmente en y por el núcleo familiar del cual se desprenden todos los demás.

Búsqueda