Buzón de Dios

Permítenos Señor

Permíteme Señor cuidar con celo el hermoso esplendor de mi rebaño,
Y viajar si es posible por el cielo, mil veces sin fallar en todo el año.
Los peligros me mantienen sin cuidado. Tú estás conmigo y el milagro aflora,
muestra al hombre moderado y márcale la ruta en otra aurora.

El mundo está pendiente del milagro que alcanza tu poder tan conocido,
La gente consumida en el letargo, vivirá con la fe que ha mantenido.
Dios es testigo de tu afán partido, y haz jurado cumplir una promesa,
deja a tu pueblo que camine erguido, quitándole la hoz de la cabeza.

Habrá una luz radiante en la memoria de millones salvados de la lanza,
Un derroche de amor para la historia y, el fruto sin igual de la esperanza.

Búsqueda