Rincón Poético

Quietud

En la quietud de mi alma y en el silencio de mi pena
busqué Señor tus brazos, busqué Señor tu voz,
cerré los ojos, tuve un mundo con estrellas
abrí entonces mis labios para pedir perdón.

En mi mudo de preguntas y misterios
traté en vano de conseguir respuestas,
imploré a mi soledad hiciera versos
y toqué con suavidad del corazón las puertas.

En un instante se derrumbó mi vida
mi otra vida emprendió su gran camino,
dejé entonces Señor, sangrar mi herida
dejé entonces Señor, en tus manos mi destino.

El cielo y la tierra cambiaron de lugar
el día y la noche se invirtieron,
todas las aves dejaron de cantar
¡qué bellas! Todas comprendieron...

Pero poco a poco el cielo vuelve a estar arriba
y camino conversando con la tierra,
es que Señor tu fuerza me da vida
es que Señor contigo, la pena es menos pena!.

Búsqueda
Poemas/Autores